Equilibrio en Tasa Máxima Convencional

El prolongado debate en el Congreso en torno al Proyecto de Ley que promueve la rebaja en la Tasa Máxima Convencional (TMC) ha sido constructivo, ya que ha permitido contrastar la opinión de los consumidores, académicos, centros de estudio, del Banco Central (BC) y de las industrias involucradas. Aunque en un comienzo se asumió que este proyecto era simple y de fácil implantación, hoy existe consenso de que no lo es, ya que tiene varios efectos colaterales no deseados.

Pese a no compartir la idea de fijar precios vía regulación, por razones superiores nuestra industria ha participado constructivamente en este debate, entregando toda la información para ayudar a un análisis técnico que permita evaluar los riesgos de la pérdida de acceso al crédito y a bienes muy necesarios que pueden sufrir miles de chilenos de menores recursos.

Si bien se ha alcanzado un consenso respecto de los puntos clave de esta iniciativa, como la implementación con gradualidad, un sistema para enfrentar posibles crisis económicas y el tratamiento especial para los microcréditos, a nuestro entender aún queda pendiente encontrar soluciones simples y equilibradas para ellos.

La administración de los dos primeros puntos debería delegarse en un organismo autónomo y especializado como el BC, y evitar incorporar nuevos organismos como el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). En cuanto a la TMC final, y considerando la recomendación del BC, es necesario buscar un punto de equilibrio que permita una tasa más baja, pero que no afecte a quienes se quiere beneficiar.

La propuesta aprobada por el Senado significa una rebaja de un 32% para los microcréditos de entre 0 y 50 UF, y de un 44% para el tramo entre 50 y 200 UF. Caídas de esta magnitud debieran generar cambios importantes en el mercado financiero, creando incertidumbre, especialmente en operadores crediticios de menor tamaño y con una alta exposición a los segmentos C3-D en todo Chile.

Lo que está en juego no es menor. Si hay una rebaja moderada de la TMC, pero luego de un tiempo razonable se considera que debió ser mayor, el Ejecutivo y el Poder Legislativo tienen las herramientas para ahondar en futuras rebajas. Sin embargo, una caída promedio de la TMC actual en el rango entre 32% y 44% podría generar efectos negativos de difícil reparación tanto para consumidores de menores recursos como para emisores de crédito.

Esta iniciativa también cambiará el mercado de la oferta y la conducta de los consumidores. Por ello, el desafío pendiente será la educación financiera, ya que permitirá dejar atrás mecanismos de fijación de precios como medida de protección de los consumidores. Las personas deben ser capaces de interpretar correctamente la información disponible que generan las empresas a partir del Sernac Financiero y así presionar adecuadamente la oferta a través de los instrumentos de mercado.

La industria del retail está comprometida a impulsar acciones o realizar los aportes necesarios para avanzar en este sentido. Esperamos que el receso legislativo contribuya a una adecuada reflexión para encontrar en marzo soluciones consensuadas y así acordar una legislación que otorgue claridad y estabilidad para el futuro.

Por Claudio Ortiz

Fuente: La Tercera