LyD propone poner fin a la Tasa Máxima Convencional de los créditos

LyD propone poner fin a la Tasa Máxima Convencional de los créditos

Desde revisar la normativa hasta eliminar la Tasa Máxima Convencional (TMC) que se cobra por los créditos plantea el Instituto Libertad y Desarrollo (LyD) en su informe de Estudios Públicos.

El estudio analiza el efecto de la última legislación que redujo sustancialmente la TMC y el aumento de los créditos en el mercado informal, concluyendo que la nueva ley contribuyó a la exclusión de personas del sistema bancario.

Las cifras son elocuentes: entre 2013 y 2016 la TMC pasó de 53,61% a 36,64% para créditos de hasta 50 UF o $1.360.000; y descendió de 53,91 a 29,64% para los préstamos entre 50 y 200 UF ($5.440.000); mientras que los hogares con créditos informales en la Región Metropolitana aumentaron desde 8,1% en 2015 a 14,3% en 2017.

‘Aun cuando pueden haber causas inherentes donde sin duda el frenazo económico de los últimos años y su incidencia en la precarización del mercado laboral podrían tener un impacto en el aumento de la deuda informal; los ajustes introducidos a la TMC habrían contribuido a la exclusión de personas del sistema formal de créditos’, afirma el estudio.

Asimismo recuerda que esta informalidad afecta con mayor enfásis a los segmentos de menores ingresos, por ser más riesgosos en probabilidad de pago.

Además se recalca que las tasas de interés cobradas en este sector no están reguladas bajo ningún criterio ‘lo que inevitablemente deriva en costos a pagar muchísimo más altos que los que establece la norma y probablemente mayores que los que potencialmente tendrían que pagar en el mercado formal en caso que éste no tuviera una limitación legal en la tasa a cobrar’.

Por ende, LyD remarca que la modificación a la TMC en vez de limitar o reducir la deuda, ocasionó una segregación de personas que finalmente levantaron financiamiento en fuentes más costosas (prestamistas no regulados y parientes y amigos), entre otros y sin regulación. Se calcula que las tasas de interés en la informalidad pueden llegar a ser el triple de las cobradas por el sistema bancario regulado.

‘Con todo, y especialmente para aquellos créditos menores a 50 UF, sería necesaria una revisión de la normativa y una corrección que incorpore efectivamente las características del tramo que se está regulando, incluyendo como referencia no sólo a los bancos, sino también a los demás actores formales del sector. Sin duda también sería interesante evaluar la conveniencia de eliminar la TMC ya que precisamente atenta contra la formalidad del crédito del segmento de la población que busca apoyar’.

Cálculo

LyD apunta también al cambio metodológico para calcular la TMC para montos pequeños de créditos ya que sólo se toman como referencia tasas utilizadas en montos de préstamos de mayor tamaño, y al mercado bancario, cuando en la práctica hay otras instituciones financieras formales que se dedican al segmento más específico de montos pequeños de créditos y de sectores con mayor vulnerabilidad.

De hecho, se indica que un estudio de la Superintendencia de Bancos estimó que si se emplea la fórmula anterior de cálculo de TMC al cambio legal de 2013, la TMC se habría ubicado en 42,44% a diciembre de 2016 es decir con una diferencia menor a la existente tras la ley en 5,8 punto porcentual (pp) y 15,8 pp. para los tramos 0-50 UF y 50-200 UF, respectivamente.

La TMC existe en Chile desde 1929 con el objetivo de limitar el cobro de intereses por los créditos otorgados a las personas. Entre 1929 y 1974 el responsable de su publicación era el Banco Central, y la TMC no podía exceder el 50%. Entre 1953 y 1965 se limitó a un 20%, para retornar al 50% en 1966-74.

En 1981 se dejó la supervisión de esta norma a la Superintendencia de Bancos también con un tope de 50%. Finalmente en 2013 se realizó el cambio de cálculo vinculada a las tasas promedio de las operaciones de mayor monto.

 ¿Qué ha pasado? El Instituto Libertad y Desarrollo realizó un análisis de cómo ha impactado en el mercado de los créditos la última ley emitida sobre Tasa Máxima Convencional (TMC) de 2013.

¿ Qué encontró? Evidencia de que al reducir la TMC, las personas de menores ingresos han tenido que recurrir a prestamistas informales que cobran tasas muchísimo más altas, y sin ninguna regulación.

¿Qué solución plantea? Revisar la normativa, la forma de cálculo de la TMC para los crédítos menores, y también evaluar la posibilidad de no tener TMC

DATOS DE TMC

227 mil Sería el número de personas potencialmente excluidas del acceso al crédito por la Ley de 2013, según la Superintendencia de Bancos

14,3% Porcentaje de hogares con créditos informales a 2017, según el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile

36,64 Por ciento, es el límite máximo a cobrar por créditos de $1.360.000. Y 29,64% para los préstamos entre ese monto y los $5.440.000

Regulación La autoridad fija una Tasa máxima a cobrar por créditos de hasta $1.360.000; y otras por préstamos hasta $5.440.000 (La Tercera)