Sólo un tercio de los inmigrantes mantiene algún producto bancario o de ahorro

Sólo un tercio de los inmigrantes mantiene algún producto bancario o de ahorro

En un adelanto de su primer estudio sobre bancarización de población extranjera en Chile, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) muestra el rezago que tiene este grupo en el acceso a estos servicios.
Un sector que ha visto de lejos el crecimiento de los inmigrantes en Chile ha sido el sector bancario. Sólo un uno de cada tres de ellos accede a una cuenta RUT, tarjeta de crédito u otro servicio financiero. Así lo concluye el segundo Informe de Inclusión Financiera en Chile, elaborado por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y que incluye por primera vez datos específicos de la población migrante. En un adelanto entregado en exclusiva a El Mercurio, el reporte destaca que a diciembre de 2017 sólo un 33% de los adultos foráneos (de un universo estimado de 847.959 personas) mantenía algún producto financiero. Cifra que contrasta con la proporción total de adultos en Chile que mantienen algún instrumento financiero y que llega a un 97%. Mario Farren, responsable de SBIF, afirma que uno de los motivos de este rezago podría ser su reciente llegada, considerando que según los datos del Censo, cerca de un 40% de la población extranjera arribó en los últimos años. ‘Tienen un historial financiero breve o inexistente y hay menor información sobre su comportamiento de pago o uso de productos’, dice. ‘Es un segmento subatendido, pero es esperable que aumente en la medida que construyan su historia financiera’. Tomás Flores, economista de Libertad y Desarrollo y ex subsecretario de Economía, señala que ‘es una cifra negativa; se les cierran varios sistemas de pago que los chilenos ocupamos habitualmente’. Según el economista, refleja una falta un carnet de identidad o residencia legal, lo que no les permite ‘cumplir con el requisito básico que es necesario para poder acceder a ellos’. Juan Pablo Ramaciotti, director en el Servicio Jesuita a Migrantes, precisa que quienes llegan al país tienen como prioridad encontrar un trabajo y un lugar donde vivir, por lo que la inserción en otras áreas resulta más o menos paulatina. Además, de la existencia de barreras que afectan la posibilidad de acceder a bancarización, créditos u otros productos para un sector relevante de la población migrante, como la falta de información y redes o el no contar con un RUT.

Los más SOLICITADOS

Otros datos del informe de la SBIF muestran que el 63% de los extranjeros que mantiene algún instrumento financiero dispone de una cuenta vista y el 41% posee tarjetas de crédito no bancarias. Recién en el tercer lugar aparecen las tarjetas de crédito bancarias, con 31%. Para el superintendente, una de las razones son ‘los requisitos para adquirir de estos productos son en general menos exigentes que los de otros productos, donde se requiere, por ejemplo, acreditación de niveles más altos de renta, integridad financiera, domicilio u otros’. Alejandro Alarcón, economista de la Universidad de Chile, expresa que a ‘la cuenta vista de un banco puede acceder gente que tiene ingresos más bajos o más dificultades para bancarizarse y lo mismo reza para las tarjetas de crédito del retail, donde tienen asociada la idea de que no solo es el préstamo, sino que también los productos que directamente compran en las tiendas por departamento’.

CÓMO MEJORAR la inclusión

María Cecilia Cifuentes, directora ejecutiva del Centro de Estudios Financieros del ESE Business de la Universidad de los Andes, comenta que se debe ‘buscar la forma de que sean sujetos de bancarización, y muchas veces no lo son por un problema de riesgo, porque no tienen historia crediticia en el país’, dice. ‘Se podría avanzar a nivel latinoamericano, de tal forma que los organismos reguladores y agencias de crédito pudieran compartir información financiera entre países’. Por su parte, Ramaciotti dice que generar mayores facilidades y canales de información efectivos puede abrir muy buenas oportunidades. Pero agrega que es fundamental que los mecanismos de regularización para obtener un RUT sean más flexibles y expeditos, lo que no sólo es importante para una mayor inclusión financiera sino para que la población migrante pueda integrarse y aportar al país de buena manera en aspectos sociales, laborales, económicos y culturales. Flores, de LyD, dice que una posibilidad sería modificar la normativa para poder acceder a los productos financieros sin necesidad de tener el carnet de identidad. Lo que sería similar a lo que ocurrió en EE.UU., en donde son tantos los migrantes que recibieron que los instrumentos financieros se tuvieron que adecuar a la realidad.

RecuadroLOS REQUISITOS para acceder a cuenta vista o a tarjeta de crédito bancaria

Desde BancoEstado señalan que para acceder a la cuenta RUT los migrantes necesitan solo de su cédula de identidad vigente y no se requiere acreditar ingresos ni buenos informes comerciales. En general, precisan que este producto es muy usado por los extranjeros para recibir sus remuneraciones u otros ingresos de manera económica, al no tener costos de mantención. Para obtener una tarjeta de crédito de la misma entidad es requisito tener residencia en Chile, demostrar capacidad de pago y una renta mínima de $400.000 mensuales, buenos informes comerciales y confirmación de domicilio. Julián Acuña, gerente corporativo de Banca Minorista de Itaú, afirma que ‘las condiciones para abrir una cuenta corriente con tarjeta de débito, línea de crédito y tarjeta de crédito para los clientes migrantes son prácticamente las mismas que para un cliente de nacionalidad chilena en cuanto a la documentación, edad o antigüedad laboral requerida’. Pero, de manera adicional, deben contar con una visa temporaria sujeta a contrato o residencia definitiva, y acreditar una renta mínima mensual de $1 millón. En Bci, los requisitos para obtener una cuenta vista son tener una visa definitiva, poseer cédula de identidad y acreditar trabajo, entre otros. Sin embargo, dependiendo del caso en que se encuentre la persona, se ofrecen diferentes alternativas. Sebastián Robles, gerente de Innovación de Bci, destaca la aplicación MACH, que permite acceder sin costo ni requisitos, más allá de un RUT, a una tarjeta de prepago internacional VISA

‘‘Es esperable que el porcentaje de extranjeros con algún producto vaya aumentando en la medida que las personas vayan construyendo su historia financiera’. MARIO FARREN SUPERINTENDENTE DE BANCOS

LA ACTIVA participación del retail financiero

Las tarjetas de crédito no bancarias son uno de los productos financieros más adquiridos por la población migrante según SBIF, uno de sus mayores proveedores son las grandes cadenas comerciales o de retail. Claudio Ortiz, vicepresidente ejecutivo de Retail Financiero A.G., afirma que el comportamiento de la población migrante ha sido similar al de los chilenos, ya que se han adaptado rápidamente al patrón de responsabilidad que hoy tienen los consumidores locales. Ortiz agrega que ‘al impulsar la formalidad en el sistema financiero, estamos indirectamente cumpliendo un rol social, ya que el acceso al mercado del crédito se transforma en un buen incentivo para que los inmigrantes busquen su formalización’. Desde la tarjeta CMR de Banco Falabella expresan que ‘el retail tiene un modelo de acceso a las tarjetas de crédito más flexible basado en el comportamiento de los clientes, y no en los datos financieros. Esto permite que una persona pueda abrir una tarjeta con cupo bajo y aumentarlo a medida que muestra un buen comportamiento’. Jaime Anusch, gerente divisional del Negocio Financiero de Hites, manifiesta que ‘creemos que las tarjetas bancarias están más enfocadas a públicos ABC1, y las tarjetas no bancarias, a públicos C2-C3-D, y es por eso que hay una mayor penetración en estos segmentos, a los que pertenecen mayoritariamente los extranjeros’. (El Mercurio)